dimecres, 18 de març de 2009

MILES DE MALETAS EXTRAVIADAS


Las noticias, aparecidas en El Periódico de Catalunya (27/09/2008; 02/03/2009), son las siguientes:

SENTENCIAS JUDICIALES PIONERAS
Altas indemnizaciones por maletas perdidas
• Dos viajeros recibirán 2.900 y 2.650 euros por los "daños morales"
XAVIER ADELL. BARCELONA

Perder la maleta de un pasajero puede empezar a salirle muy caro a las compañías aéreas. Dos sentencias, una del Juzgado Mercantil número 2 de Barcelona y otra de la Audiencia Provincial de Girona, han reconocido por primera vez los "daños morales" producidos por el extravío del equipaje y han fijado indemnizaciones de 2.650 y 2.900 euros, respectivamente. Ambos fallos abren una sólida vía para que los miles de damnificados consigan judicialmente lo que se les niega en los mostradores de reclamaciones de los aeropuertos.

El personal de las compañías aéreas tendrá que ponerse las pilas. Ya no valdrá marear a los pasajeros que pierdan las maletas o escurrir el bulto. En una sentencia que sienta precedente, la Audiencia de Girona ha condenado a Spanair a pagar 2.900 euros a Joan Capdevila, un viajero que perdió su equipaje en el vuelo de vuelta entre Lima y Barcelona, con escala en Madrid, en abril del 2007. La compañía no recurrirá.

El tribunal provincial considera que "la desorganización en la gestión del equipaje puede ser considerada negligencia grave". Además, los jueces estiman "acertado" que Capdevila --que viajó a Perú para asistir al bautizo de un hijo-- sea compensado económicamente "por el desasosiego propio de la situación producido por la incertidumbre".

El segundo caso es el de María Sol León de la Cunza que se quedó sin equipaje en un viaje de Barcelona a Florencia con la compañía Meridiana Air el 3 de agosto del 2007. El Juzgado Mercantil número 2 de Barcelona comprende "la irritación y el enojo" de la mujer, que viajaba con su hija para pasar 15 días en la ciudad italiana y que "vio frustradas en buena medida sus vacaciones". Por ambos motivos, el tribunal condena a Meridiana Air a pagarle 450 euros en concepto de daños morales y otros 2.200 euros --el máximo fijado por la reglamentación internacional-- por el valor de la maleta.

Dan Miró, abogado de ambos viajeros, subrayó ayer que las sentencias "pueden poner en una situación complicada a las compañías aéreas", ya que solo Iberia reconoce haber perdido 500.000 equipajes en el 2006. Si todas las víctimas de extravíos de esta compañía obtuvieran una sentencia como la de Capdevila o León de la Cunza, Iberia tendría que hacer frente a indemnizaciones por más de 100 millones de euros.

Un juzgado de BCN pide unificar el pago por pérdida de equipaje

• El Tribunal de Luxemburgo deberá interpretar el galimatías de las indemnizaciones
• La ley no especifica si los daños materiales y los morales se deben cuantificar por separado
XAVER ADELL. BARCELONA

Cuando se pierden las maletas en algún aeropuerto nunca se sabe a ciencia cierta si se va a recuperar el equipaje. La incertidumbre se hace extensible también a la consiguiente reclamación judicial por el extravío, en el supuesto de que se curse. Y es que en función del juzgado, la compañía o el juez, la compensación económica que acabará percibiendo el afectado será de mayor o menor cuantía. Nunca se sabe. Para acabar con esta disparidad de criterios, el Juzgado de lo Mercantil número 4 de Barcelona ha pedido al Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas (TJCE), con sede en Luxemburgo, que aclare el galimatías de las indemnizaciones. Exactamente, el juzgado barcelonés ha elevado a la corte de Luxemburgo, que es el órgano de control del derecho comunitario europeo, una cuestión prejudicial. O lo que es lo mismo, le ha pedido que interprete el apartado del Convenio de Montreal de 1999 --que reglamenta las cuestiones básicas del transporte aéreo internacional-- que hace referencia a las indemnizaciones por pérdida de equipaje. El convenio únicamente establece que la compensación por extravío de maletas nunca puede exceder los 1.000 Derechos Especiales de Giro (DEG), que es una unidad fluctuante definida por el Fondo Monetario Internacional.
Actualmente vale 0,80 euros, pero ha llegado a cotizar a 1,20

FIJAR UN LÍMITE

El quid de la cuestión es que el Convenio de Montreal no especifica si los 1.000 DEG de indemnización hacen referencia a los daños materiales (el contenido de la maleta), a los daños morales (la incertidumbre y los perjuicios causados por la pérdida) o a ambas cosas. Esta disparidad de posibilidades se traduce en que haya juzgados que consideren que el tope máximo son 1.000 DEG y otros que en realidad son 2.000 DEG."Es imprescindible que se fije un límite", señala Luis Rodríguez Vega, magistrado del Juzgado de lo Mercantil número 4. Según el juez que ha presentado la cuestión prejudicial, la decisión que tome el tribunal de Luxemburgo será clave para dictar sentencia porque acabará con al actual "disparidad" de criterios y resoluciones. La situación es tan kafkiana que un juez puede dictar una sentencia y el recurso señalar justamente lo contrario.El tribunal de Luxemburgo ha de decidir ahora si admite a trámite la petición. En el caso de que la acepte --que se producirá siempre y cuando no haya resuelto ya una solicitud similar con anterioridad, algo que no consta--, el TJCE la trasladará a los 27 estados miembros y a la Comisión Europea para que presenten las alegaciones que estimen oportunas. Después el tribunal se pronunciará y su decisión "quedará fijada como derecho comunitario", indica Rodríguez Vega. En principio se espera que Luxemburgo tarde un año en pronunciarse sobre la cuestión.

MÁS RECLAMACIONES

Desde que hace cuatro años los juzgados mercantiles se hicieron cargo mayoritariamente de las demandas por pérdidas de equipaje, el número de denuncias va in crescendo. "Cada vez se reclama más" reconoce el titular del Mercantil número 4. Y con tantas denuncias y tantas posibles interpretaciones del Tratado de Montreal, el desbarajuste está asegurado. Y más cuando unas compañías aéreas aceptan pagar la cantidad máxima posible para no ir a juicio mientras otras litigan para intentar ahorrarse el máximo posible de las indemnizaciones. "El tema de las indemnizaciones es muy complejo", reconoce Rodríguez Vega, porque en ningún documento consta lo que realmente hay dentro de cada equipaje ni su valor.

¿DE QUE SE QUEJAN LOS TURISTAS?

El informe anual 2008, elaborado por la Asociación Argentina de Derecho del Turismo (AADETUR) denominado “RADIOGRAFIA DE ABUSOS CONTRA LOS TURISTAS EN EL PAIS”, tuvo como base las consultas llegadas vía correo electrónico al consultorio jurídico gratuito de contacto, principalmente a través de la página web de la institución (http://www.derechodelturismo.org/).
Con el objetivo de mejorar cada una de las ediciones, durante el año 2008 los informes de AADETUR se pusieron a consideración en jornadas académicas y del sector en París, Cerdeña, Málaga, Bogotá, Cancún y en Argentina.